La creación de la futura Guardia Europea de Fronteras y Costas

https://prezi.com/embed/mdtfs7jl0pgp/?bgcolor=ffffff&lock_to_path=0&autoplay=0&autohide_ctrls=0&landing_data=bHVZZmNaNDBIWnNjdEVENDRhZDFNZGNIUE43MHdLNWpsdFJLb2ZHanI5L25COUdVbDIzbTJNelBLVnhsd2k2cGdnPT0&landing_sign=eIEK2Ociy6cXh_m6ckBz1iw-I2v8VbzbkRoe9450Ui4

La Guardia Europea de Fronteras y Costas protegerá las fronteras exteriores de Europa

Acuerdo sobre la nueva Guardia europea de Fronteras y Costas

El Parlamento Europeo, el Consejo y la Comisión han alcanzado un acuerdo sobre la propuesta de la Comisión Europea sobre las fronteras europeas y la guardia costera, abriendo camino a la Agencia que debería estar en funcionamiento este verano. La nueva Agencia de la Guardia europea de Fronteras y Costas se basará en la base establecida por Frontex, contando además con la posibilidad de establecer reservas de personal  y de equipamiento. Los Estados miembros continuarán manteniendo su soberanía y competencia en las fronteras, gestionándolas, aunque la nueva Agencia les apoyará y ayudará a identificar las debilidades y riesgos antes y no ya cuando hayan sucedido.

Fuente: http://europa.eu/rapid/press-release_IP-16-2292_en.htm

Estrasburgo, 15 de diciembre de 2015

La Guardia Europea de Fronteras y Costas protegerá las fronteras exteriores de Europa

La Comisión Europea adopta hoy una ambiciosa batería de medidas para gestionar las fronteras exteriores de la UE y proteger nuestro espacio Schengen sin fronteras interiores. Las propuestas hoy presentadas contribuirán a gestionar la migración de manera más eficaz, mejorar la seguridad interior de la Unión Europea, y salvaguardar el principio de libre circulación de personas. La Comisión propone crear la Guardia Europea de Fronteras y Costas para garantizar una gestión rigurosa y compartida de las fronteras exteriores. A fin de reforzar aún más la seguridad de los ciudadanos europeos, la Comisión propone también introducir controles sistemáticos, consultando las bases de datos pertinentes, de todas las personas que entren en el espacio Schengen o salgan de él.

Frans Timmermans, vicepresidente primero de la Comisión, ha declarado: «En un espacio de libre circulación sin fronteras interiores, la gestión de las fronteras exteriores de Europa ha de ser una responsabilidad compartida. La crisis ha puesto de manifiesto la existencia de debilidades y carencias evidentes en los mecanismos existentes destinados a garantizar el cumplimiento de las normas de la UE. Por lo tanto, es el momento de pasar a un sistema realmente integrado de gestión de las fronteras. La Guardia Europea de Fronteras y Costas integrará a una Agencia reforzada, con la capacidad de recurrir a una reserva de personas y equipos, y a las autoridades de los Estados miembros, que seguirán ocupándose de la gestión cotidiana de las fronteras. El sistema que proponemos permitirá identificar cualquier deficiencia en tiempo real para que pueda ser subsanada rápidamente, mejorando al tiempo nuestra capacidad colectiva para hacer frente con eficacia a situaciones de crisis cuando una parte de la frontera exterior esté sometida a fuertes presiones.».

En palabras de Dimitris Avramopoulos, comisario europeo de Migración, Asuntos de Interior y Ciudadanía: «Los actuales retos en materia de migración y seguridad no conocen fronteras, por lo que requieren la adopción de un enfoque genuinamente europeo. Mientras que Frontex solía limitarse a ayudar a los Estados miembros a gestionar sus fronteras exteriores, la nueva agencia de fronteras irá más allá. Hoy estamos construyendo más Europa: se trata de gestionar nuestras fronteras exteriores, intensificar los retornos de emigrantes irregulares, permitir que nuestro sistema de asilo funcione correctamente para quienes lo necesiten, y reforzar los controles en las fronteras exteriores de la Unión Europea. La batería de medidas en materia de fronteras que presentamos hoy aumentará la seguridad de nuestros ciudadanos y garantizará un alto nivel de calidad de gestión de las fronteras.».

Guardia Europea de Fronteras y Costas

Esta Guardia englobará a la Agencia Europea de Guardia de Fronteras y Costas, formada a partir de Frontex, y a las autoridades responsables de la gestión de fronteras en los Estados miembros, que seguirán ejerciendo la gestión cotidiana de las fronteras exteriores.

 

La nueva Guardia Europea de Fronteras y Costas dispondrá de:

  • Una reserva rápida de guardia de fronteras y un parque de equipos técnicos: este organismo podrá contar con al menos 1 500 expertos que podrán desplegarse en menos de 3 días. Por primera vez la Agencia podrá adquirir equipos de forma autónoma y contar con un parque de equipos técnicos facilitado por los Estados miembros. Ya no habrá escasez de personal o equipos para las operaciones en las fronteras europeas. De aquí a 2020, los recursos humanos de la nueva Agencia duplicarán con creces los de Frontex, hasta alcanzar los 1 000 efectivos en calidad de personal permanente, incluidos los que operan sobre el terreno.
  • Función de seguimiento y supervisión: se creará un centro de seguimiento y análisis de riesgos con el fin de controlar los flujos migratorios hacia y dentro de la Unión Europea y de llevar a cabo análisis de riesgos y evaluaciones obligatorias de la vulnerabilidad para identificar y abordar los puntos débiles. Se destinarán agentes de enlace en comisión de servicio en los Estados miembros para garantizar una presencia sobre el terreno en aquellas fronteras que se encuentren en situación de riesgo. La Agencia podrá evaluar la capacidad operativa, los equipos técnicos y los recursos de los Estados miembros para hacer frente a los problemas que puedan surgir en sus fronteras exteriores y exigir a los Estados miembros que tomen medidas para abordar la situación en un plazo determinado, en caso de que se detecten vulnerabilidades.
  • Derecho a intervenir: los Estados miembros pueden solicitar operaciones conjuntas e intervenciones rápidas en las fronteras, y el despliegue de los equipos de guardia de fronteras y costas en su apoyo.En caso de que persistan las deficiencias o de que un Estado miembro sufra una gran presión migratoria que ponga en peligro el espacio Schengen y no se prevea la adopción de medidas a escala nacional o estas sean insuficientes, la Comisión podrá adoptar una decisión de ejecución por la que se determine que la situación en un determinado tramo de las fronteras exteriores requiere la adopción de medidas urgentes a escala europea.Ello permitirá a la Agencia intervenir y desplegar equipos de la Guardia Europea de Fronteras y Costas para garantizar que se tomen medidas sobre el terreno, incluso en el caso de que un Estado miembro no pueda o no quiera tomar las medidas necesarias
  • Vigilancia de la guardia de costas: los guardacostas nacionales formarán parte de la Guardia Europea de Fronteras y Costas en la medida en que lleven a cabo tareas de control de fronteras. Las atribuciones de la Agencia Europea de Control de la Pesca y la Agencia Europea de Seguridad Marítima convergerán con las de la nueva Guardia Europea de Fronteras y Costas. Las tres agencias podrán poner en marcha operaciones conjuntas de vigilancia, por ejemplo, mediante la explotación conjunta de sistemas de aeronaves pilotadas a distancia (drones) en el Mediterráneo.
  • Un mandato para operar en terceros países: la Agencia contará con un nuevo mandato para el envío de agentes de enlace y la puesta en marcha de operaciones conjuntas con terceros países vecinos, incluso operando en su territorio.
  • Un papel más decisivo en materia de retorno: dentro de la Agencia se creará una Oficina Europea de Retorno con el fin de permitir el despliegue de equipos europeos de intervención en materia de retorno compuestos por escoltas, supervisores y especialistas en retorno cuya misión consistirá en retornar a los nacionales de terceros países que residan ilegalmente. Un documento europeo de viaje estándar para el retorno garantizará una mayor aceptación de los retornados por parte de los terceros países.
  • Garantía de la seguridad interior: la Agencia incluirá la delincuencia y el terrorismo transfronterizos en sus análisis de riesgo y cooperará con otras agencias de la Unión y organizaciones internacionales en la prevención del terrorismo, en el pleno respeto de los derechos fundamentales.

Controles sistemáticos de los ciudadanos de la UE en las fronteras exteriores

Para aumentar la seguridad en el espacio Schengen, la Comisión propone una modificación específica del Código de fronteras de Schengen para introducir la obligatoriedad de los controles sistemáticos de los ciudadanos de la UE en las fronteras terrestres, marítimas y aéreas exteriores. Los controles obligatorios de los ciudadanos de la UE se introducirán mediante la consulta de bases de datos, como el Sistema de Información de Schengen, la base de datos de documentos de viaje perdidos o robados de Interpol, y los sistemas nacionales pertinentes, a fin de comprobar que las personas que llegan no representan una amenaza para el orden público ni la seguridad interior. La propuesta también refuerza la necesidad de comprobar los datos biométricos en los pasaportes de los ciudadanos de la UE en caso de duda sobre la autenticidad del pasaporte o sobre la legitimidad del titular. A partir de ahora, los controles también serán obligatorios al salir de la Unión Europea.

En principio, y puesto que los controles de documentos y personas pueden llevarse a cabo en paralelo, las autoridades deben poder consultar las bases de datos pertinentes sin retrasar el paso de fronteras. Las normas permiten cierta flexibilidad en aquellos casos en que los controles sistemáticos pudieran incidir desproporcionadamente en el flujo de tráfico en la frontera. En tales casos, los Estados miembros pueden optar, basándose en evaluaciones de riesgo, por llevar a cabo controles específicos en algunos de los pasos fronterizos terrestres y marítimos. La evaluación de riesgos se comunicará a la Agencia, que en su evaluación de la vulnerabilidad podrá determinar de qué manera se aplica la excepción.

Los controles sistemáticos de las bases de datos se realizan empleando un sistema de «respuesta positiva / respuesta negativa». Esto significa que, si la persona no presenta riesgo alguno, no se registra el control y no se procede ulteriormente al tratamiento de sus datos. Si las bases de datos se utilizan de esta forma, los derechos de los datos personales solo se ven afectados de forma muy limitada y ello está justificado por motivos de seguridad.

Contexto

La creación de la Guardia Europea de Fronteras y costas, tal como anunció el presidente Juncker en su discurso sobre el Estado de la Unión el 9 de septiembre, forma parte de las medidas previstas en la Agenda Europea de Migración para reforzar la gestión y la seguridad de las fronteras exteriores de la UE. La Agenda Europea de Migración, adoptada por la Comisión en mayo de 2015, estableció la necesidad de adoptar un enfoque global de la gestión de la migración. Este objetivo también ha sido señalado por el Parlamento Europeo y respaldado en las claras orientaciones fijadas por el Consejo Europeo el 23 de septiembre y el 15 de octubre.

En respuesta a los trágicos atentados de París y a la creciente amenaza que suponen los terroristas extranjeros, la Comisión ha tomado rápidamente medidas para acelerar la elaboración y aplicación de medidas en el marco de la Agenda Europea de Seguridad. La propuesta de hoy responde a la necesidad de reforzar los controles de seguridad en las fronteras exteriores de la UE, de acuerdo con lo solicitado por los ministros de Interior el 20 de noviembre.

Información adicional

FICHA INFORMATIVA: Guardia Europea de Fronteras y Costas

FICHA INFORMATIVA: Controles sistemáticos en las fronteras exteriores

Preguntas y respuestas detalladas: Guardia Europea de Fronteras y Costas

Documentos legislativos

Una Agenda Europea de Migración

 

IP/15/6327

Personas de contacto para la prensa:

Solicitudes del público en general: Europe Direct por teléfono 00 800 67 89 10 11 , o por e-mail

Siseguridad Segurpricat

Siseguridad Consultoria de formación en prevención de #seguridad y #autoprotección integral de personas Prevención de Riesgos Laborales de empresas

En esta reunión se analizarán temas claves como el fenómeno migratorio y la creación de la Guardia Europea de Fronteras y Costas para dar una mejor respuesta a la presión migratoria en Europa.

Jorge Fernández Díaz participa en la Reunión Informal del Consejo de Ministros de Asuntos de Interior de la UE (JAI) que se celebra en Bratislava (Eslovaquia)

Ministerio del Interior

Bratislava (Eslovaquia), 07/07/2016

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, participa hoy en la Reunión Informal del Consejo de Ministros de Justicia y Asuntos de Interior de la Unión Europea (JAI), que se celebra en Bratislava (Eslovaquia) con motivo del inicio de la presidencia eslovaca de la Unión Europea durante el segundo semestre de 2016.

La gestión de las fronteras exteriores

La política de gestión de las fronteras ha experimentado cambios considerables durante la última década con la creación de instrumentos y agencias como el Sistema de Información de Schengen, el Sistema de Información de Visados y la agencia de gestión de las fronteras Frontex. Tras un breve periodo de consolidación, los retos asociados a la afluencia de refugiados y migrantes, así como una mayor preocupación en materia de seguridad, han dado paso a una nueva etapa de actividad, con un cambio de orientación hacia un apoyo operativo más directo y la europeización de la política de gestión de las fronteras.

Fundamentos jurídicos

Artículos 67 y 77 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE).

Objetivos

Una zona única sin controles fronterizos internos —el espacio Schengen— requiere una política común en materia de gestión de las fronteras exteriores. Por consiguiente, la intención de la Unión es establecer unas normas comunes respecto a los controles realizados en sus fronteras exteriores e instaurar progresivamente un sistema integrado para la gestión de dichas fronteras.

Resultados

El primer paso hacia una política de gestión común de las fronteras exteriores se dio el 14 de junio de 1985, cuando cinco de los entonces diez Estados miembros de la Comunidad Económica Europea firmaron el Acuerdo de Schengen, completado al cabo de cinco años por el Convenio de aplicación del Acuerdo de Schengen. El espacio Schengen, el área sin fronteras creada por el acervo de Schengen (denominación del conjunto de acuerdos y normas), comprende actualmente veintiséis países europeos (para obtener más información sobre el espacio Schengen, véase la ficha 2.1.3).

a.El acervo de Schengen sobre fronteras exteriores

Las normas que constituyen en la actualidad el acervo de Schengen sobre fronteras exteriores, que se basa en el acervo original incorporado al ordenamiento jurídico de la Unión por el Tratado de Ámsterdam, se encuentran integradas en un amplio espectro de medidas que pueden dividirse aproximadamente en cinco categorías.

En primer lugar, el pilar central de la gestión de las fronteras exteriores es el Código de fronteras Schengen, que determina las normas relativas al cruce de las fronteras exteriores, así como las condiciones que rigen el restablecimiento temporal de los controles en las fronteras interiores. En segundo lugar, como no todos los Estados miembros tienen fronteras exteriores que deban controlarse y no todos se ven afectados de la misma manera por los flujos de tráfico transfronterizo, la Unión utiliza sus fondos para intentar compensar parte de los costes que las fronteras exteriores suponen para los Estados miembros. Para el periodo 2007-2013, este mecanismo de reparto de la carga financiera se tradujo en el Fondo Europeo para las Fronteras Exteriores. En el periodo 2014-2020, dicho Fondo ha sido sustituido por el Fondo de Seguridad Interior: Fronteras y Visados. La tercera categoría de medidas está relacionada con el establecimiento de bases de datos centralizadas con vistas a la gestión de las fronteras y la migración. A esta categoría pertenecen el Sistema de Información de Schengen (SIS), el Sistema de Información de Visados (VIS) y Eurodac, la base de datos europea de impresiones dactilares para identificar a los solicitantes de asilo y garantizar la correcta aplicación del Reglamento de Dublín (para obtener más información sobre Eurodac y el Reglamento de Dublín, véase la ficha 5.12.2). En cuarto lugar, se ha previsto un conjunto de medidas (conocido como «pasadores de fronteras»[1]), diseñado para evitar y sancionar la entrada, la circulación y la estancia irregulares. Por último, cabe citar las medidas orientadas a la cooperación operativa en la gestión de las fronteras, que se centran en la Agencia Europea para la Gestión de la Cooperación Operativa en las Fronteras Exteriores de los Estados Miembros de la Unión Europea (Frontex).

1.El Sistema de Información de Schengen (SIS)

El Sistema de Información de Schengen, ahora en su segunda generación, ofrece la infraestructura de gestión de la información necesaria para llevar a cabo el control de las fronteras y las correspondientes tareas de seguridad en el marco de la cooperación policial y judicial. Los Estados participantes introducen «descripciones» sobre personas buscadas o desaparecidas, bienes robados o perdidos y prohibiciones de entrada en la base de datos, a las que pueden acceder directamente todos los agentes de policía y otros agentes y autoridades responsables de la aplicación de la ley que necesitan la información almacenada en el sistema para llevar a cabo su trabajo. Cuando es necesaria información adicional sobre descripciones del SIS se recurre a la red nacional de oficinas Sirene (Solicitud de Información Complementaria a la Entrada Nacional), presentes en todos los Estados Schengen. Dichas oficinas coordinan las respuestas a las descripciones del SIS y garantizan una actuación adecuada, por ejemplo, cuando se detiene a una persona buscada, cuando una persona a la que se ha denegado la entrada en el espacio Schengen intenta volver a entrar o cuando se recuperan coches o documentos de identidad robados. La introducción de un Sistema de Información de Schengen de segunda generación (SIS II), con nuevas prestaciones y características, como los datos biométricos y la interconexión de las descripciones, se retrasó considerablemente debido a la complejidad del sistema. En un principio, el sistema debía haberse puesto en marcha en 2007, pero finalmente se hizo efectivo el 9 de abril de 2013. Su gestión, así como la de las bases de datos VIS y Eurodac, corre a cargo de la nueva Agencia Europea para la Gestión Operativa de Sistemas Informáticos de Gran Magnitud en el Espacio de Libertad, Seguridad y Justicia (eu-LISA).

2.El Sistema de Información de Visados (VIS)

El VIS tiene como objetivo mejorar la aplicación de la política común de visados, la cooperación consular y la consulta entre las autoridades centrales competentes en materia de visados. El VIS está conectado a todos los consulados de los Estados Schengen encargados de la expedición de visados y a todos los puntos de cruce de las fronteras exteriores. En estos pasos fronterizos, el VIS permite a la guardia de fronteras comprobar que el titular de un visado biométrico es efectivamente la misma persona que lo solicitó. Esto es posible gracias a la comparación de las impresiones dactilares tanto con el archivo biométrico vinculado al visado como con todos los datos de la base de datos VIS. Se ha dotado al sistema de unos elevados niveles de seguridad para garantizar su solidez y disponibilidad en todo momento, así como un acceso a los datos reservado únicamente al personal autorizado y para los fines autorizados. Las autoridades policiales y Europol tienen acceso al sistema para fines de detección e investigación de delitos de terrorismo y otros delitos graves. En octubre de 2011, el VIS comenzó a funcionar en todos los consulados de Estados Schengen encargados de la expedición de visados en el norte de África, y ahora se ha extendido al resto del mundo.

3.Frontex

Del mismo modo que la arquitectura europea de seguridad interior se ha ido desarrollando paulatinamente a través de la cooperación cotidiana, los cambios en los Tratados y las directrices políticas emitidas por los Consejos Europeos, a partir del de Tampere, la seguridad de las fronteras también ha evolucionado de forma progresiva, desde los sistemas centrados en el ámbito nacional hasta una mayor cooperación operativa de la Unión en las fronteras exteriores. Aunque, en el día a día, los Estados miembros siguen siendo los principales responsables del control y la vigilancia de las fronteras exteriores, los sistemas de seguridad de las fronteras interiores cuentan cada vez más con la ayuda complementaria que ofrece un conjunto de herramientas de ámbito europeo que permiten gestionar posibles riesgos en las fronteras exteriores.

Uno de los principales hitos de este proceso fue la creación de Frontex. La Agencia inició sus actividades el 3 de octubre de 2005, sobre la base del Reglamento (CE) n.º 2007/2004 del Consejo. Tras sucesivos aumentos de sus recursos, actualmente cuenta con algo más de 300 funcionarios y unos 80 expertos nacionales en comisión de servicio. Su sede se encuentra en Varsovia.

Frontex fomenta un enfoque integrado de la gestión de las fronteras. Lleva a cabo análisis de riesgos, elabora programas de formación para la guardia de fronteras y realiza investigaciones. También desempeña un papel más activo en la cooperación operativa al coordinar las operaciones conjuntas de gestión de las fronteras y organizar operaciones de retorno. Bajo su mandato actualizado, con arreglo a las disposiciones del Reglamento (UE) n.º 1168/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de octubre de 2011, Frontex ha reforzado su capacidad operativa y presta mayor atención a la salvaguarda de los derechos fundamentales en el marco de sus operaciones. También ha aumentado sus capacidades de vigilancia a través de la creación del Centro de situación Frontex y, en los últimos tiempos, mediante el establecimiento de Eurosur, un sistema de intercambio de información diseñado para permitir el intercambio casi en tiempo real de datos relativos a las fronteras entre Frontex y los Estados miembros pertenecientes a Schengen.

b.Evolución de la gestión por la Unión de sus fronteras exteriores

Desde la creación de Frontex se han adoptado varias medidas prácticas para lograr una gestión más integrada de las fronteras exteriores: algunas actualizaciones significativas de la infraestructura tecnológica; una batería de operaciones conjuntas de gestión de las fronteras; y el desarrollo de la capacidad de respuesta rápida (en un primer momento mediante equipos de intervención rápida en las fronteras —RABIT— y, desde 2011, también a través de equipos europeos de agentes de la guardia de fronteras). Los cambios se han acelerado debido al elevado número de personas que han perdido la vida en el Mediterráneo en los últimos años y a la enorme afluencia de refugiados y migrantes. La operación conjunta Tritón, puesta en marcha a finales de 2014 y ampliada sustancialmente en 2015, con la misión de vigilar la frontera marítima principalmente entre Libia e Italia, reúne a personal y equipos de varios Estados miembros para ofrecer a Italia un apoyo operativo de primera línea. En Grecia, la operación conjunta Poseidón se amplió considerablemente en diciembre de 2015 para convertirse en una operación de intervención rápida, con un mayor despliegue de personal y equipos técnicos para hacer frente a los desafíos relacionados con la gestión de las fronteras exteriores. En el mismo orden de ideas, Frontex ha desempeñado un papel clave en otra vertiente de la respuesta dada a los desafíos a los que se enfrentan los Estados miembros que se encuentran en primera línea: el establecimiento de puntos críticos y el despliegue de los denominados equipos de apoyo a la gestión de la migración. Estos equipos están gestionados por la Oficina Europea de Apoyo al Asilo (5.12.2), Europol (5.12.7) y Frontex, en asociación con las autoridades nacionales y otras agencias, y su objetivo es identificar, cribar e inscribir en un registro a los migrantes a su llegada a la Unión, así como organizar operaciones de retorno para aquellos que no tengan derecho a permanecer en la Unión. Frontex asume la dirección de los grupos operativos regionales de la Unión, con sede en Catania para los puntos críticos de Italia y en El Pireo para los de Grecia. Tanto las operaciones marítimas como el apoyo directo a los Estados miembros en los puntos críticos representan una respuesta tangible a escala europea a lo que puede considerarse a la vez una crisis humanitaria y un desafío de gestión fronteriza.

En muchos aspectos, la actual afluencia de refugiados y migrantes está conllevando una europeización de la gestión de las fronteras. De hecho, el Tratado de Lisboa prevé la adopción de una política común de gestión de las fronteras y, en el marco del Programa de Estocolmo, se pidió que se estudiase la viabilidad de un sistema europeo de guardia de fronteras, una petición que se repetiría cinco años después, en las Conclusiones del Consejo Europeo de junio de 2014. Por otra parte, la crisis de refugiados y migrantes y las reiteradas críticas de los Estados miembros, que reprochan a la Unión su falta de control de las fronteras exteriores, han llevado a la Comisión a actuar. En diciembre de 2015, presentó propuestas encaminadas a afianzar el mandato de Frontex, en particular para permitir que la Agencia adquiera material directamente, aumentar considerablemente sus recursos humanos y financieros y reforzar sus funciones en las operaciones de retorno. Quizás el aspecto que más ha llamado la atención de las propuestas de la Comisión es la creación de una Guardia Europea de Fronteras y Costas con «derecho a intervenir» cuando un Estado miembro es incapaz de hacer frente a la presión migratoria, poniendo así en peligro al espacio Schengen. Las propuestas están siendo en estos momentos examinadas por el Parlamento y el Consejo, junto con las propuestas de establecimiento de controles obligatorios de los ciudadanos de la Unión que entran o salen del espacio Schengen por tierra, mar o aire, a través de una modificación puntual del Código de fronteras Schengen concebida para reforzar la seguridad en caso de agravamiento de la amenaza terrorista. De acuerdo con la modificación propuesta, se controlará a los ciudadanos usando la base de datos del SIS y la base de datos de documentos de viaje perdidos o robados de Interpol.

Aparte de la lógica concentración de las acciones en la gestión de la enorme afluencia de refugiados y migrantes, el otro avance fundamental relativo a la política fronteriza gira en torno al paquete sobre fronteras inteligentes, destinado a modernizar la gestión de las fronteras mediante la automatización de los controles fronterizos y la mejora de la información de entrada y salida. En octubre de 2011, la Comisión presentó una Comunicación sobre fronteras inteligentes, seguida de una propuesta legislativa en febrero de 2013. Este paquete estaba compuesto por dos componentes: un Sistema de Entradas y Salidas (SES), a saber, una base de datos para registrar el momento y el lugar de entrada y la duración de las estancias breves autorizadas, y un Programa de Registro de Viajeros (RTP), para simplificar y automatizar los controles fronterizos de ciertas categorías de viajeros, como los que viajan por negocios. En vista de las dudas relativas a los costes iniciales del paquete sobre fronteras inteligentes de la Comisión, los interrogantes acerca de la viabilidad técnica del sistema y las reservas planteadas en torno a los beneficios del proyecto, la Comisión decidió encargar otro estudio técnico, finalizado en octubre de 2014. En 2015 se llevaron a cabo una serie de pruebas prácticas y operativas bajo los auspicios de eu-LISA. En abril de 2016, la Comisión presentó una nueva propuesta, en esta ocasión únicamente sobre el SES.

Si bien el nuevo SES persigue el mismo objetivo central de acelerar, facilitar y reforzar los procedimientos de control fronterizo para los viajeros de terceros países, presenta, no obstante, cambios significativos en comparación con la propuesta de 2013. En primer lugar, reduce la cantidad de datos (por ejemplo, las huellas dactilares) que han de recogerse y almacenarse, y propone una notable reducción de los costes, que pasarían de los 1 100 millones de euros iniciales a 408 millones de euros. Además, esta nueva propuesta de la Comisión prevé la interoperabilidad entre el Sistema de Información de Visados (véase más arriba) y el SES, así como el acceso al SES de los organismos con fines coercitivos en determinadas condiciones. Esta propuesta es, en la actualidad, objeto de examen en el Parlamento y el Consejo.

Papel del Parlamento Europeo

El desarrollo de la política de gestión de las fronteras exteriores ha suscitado reacciones encontradas en el Parlamento Europeo. El Parlamento ha respaldado ampliamente la mejora de la función organizativa de Frontex y ha pedido a menudo un refuerzo del papel de la Agencia en el contexto de la lucha de la Unión contra la crisis migratoria del Mediterráneo. En efecto, en su Resolución, de 2 de abril de 2014, sobre la revisión intermedia del Programa de Estocolmo, el Parlamento adujo «que, en el futuro, la vigilancia de las fronteras exteriores del espacio de Schengen deberá realizarse con el apoyo de una guardia europea de fronteras». En su Resolución, de 10 de septiembre de 2015, sobre la migración y los refugiados en Europa, el Parlamento acoge positivamente «el apoyo operativo que la Comisión va a prestar a los Estados miembros situados en primera línea […] con la creación de “puntos críticos”», aunque insiste en que, para que resulte eficaz, el enfoque requiere un régimen de reubicación real (5.12.2). Si bien el Parlamento acoge con satisfacción un enfoque más integrado de la gestión de las fronteras exteriores, ha expresado su preocupación por la falta de control parlamentario de Frontex, así como por la falta de un sistema sólido de cumplimiento de los derechos fundamentales.

Mientras que, para el Parlamento, el desarrollo de Frontex ha sido en gran medida positivo, su posición respecto a las fronteras inteligentes es mucho más reservada. Tras la propuesta de la Comisión de 2013, planteó sus recelos acerca de una gran acumulación de tecnología y del tratamiento masivo de datos personales en relación con las fronteras exteriores. Además, los costes previstos de la tecnología de fronteras inteligentes, junto con las dudas relativas a sus beneficios, suscitaron en el Parlamento una serie de preocupaciones. De hecho, en su Resolución, de 12 de septiembre de 2013, sobre el segundo informe sobre la aplicación de la Estrategia de Seguridad Interior de la UE, el Parlamento subraya que «debería analizarse minuciosamente el posible desarrollo de nuevos sistemas informáticos en el ámbito de la migración y la gestión de fronteras, tales como las iniciativas “Fronteras inteligentes”, especialmente con respecto a los principios de necesidad y proporcionalidad». Más recientemente, el Parlamento ha seguido trabajando en esta dirección con la presentación, en septiembre de 2015, de una pregunta con solicitud de respuesta oral a la Comisión y al Consejo en la que les pide que indiquen cuál es su posición respecto al acceso de los servicios de seguridad al sistema y cuál es su opinión sobre la pertinencia de la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión, de abril de 2014, relativa a la Directiva sobre la conservación de datos (5.12.8). Es revelador que el Parlamento también haya preguntado si el SES y el RTP son una «respuesta adecuada y satisfactoria a la situación actual y futura en las fronteras exteriores de la UE». Aún queda por ver cómo acoge el Parlamento la propuesta revisada.

[1]Véanse la Directiva 2002/90/CE del Consejo y la Decisión marco 2002/946/JAI del Consejo.

 

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s