Segurpricat : Conmemoración del 37º aniversario de la Constitución Española

Jorge Fernández Díaz: “La Constitución no es el problema, sino que en la Constitución está la solución”

Índice sistemático de La Constitución española

Consulta del texto completo

1. Seleccione el idioma:
Castellano
Català
Euskera
Galego
Valencià

English
Français
Italiano
Deutsch
Fuente: BOE

2. Seleccione el formato:
PDF
Word
Tamaño:

Descargar Adobe Acrobat Reader

3. Constitución Española en lengua de
signos española y catalana

Fundación CNSE

La Bandera

“La Bandera de España está formada por tres franjas horizontales, roja, amarilla y roja, siendo la amarilla de doble anchura que cada una de las rojas”, según establece el artículo 4.1 de la Constitución Española de 1978.

Además, la bandera nacional está regulada por:

Antecedentes históricos

El origen de la actual Bandera de España se remonta al reinado de Carlos III (1759-1788). En aquella época coexistían en España tres tipos de banderas: el estandarte real, las banderas militares y el pabellón de Marina. La mayoría de los países utilizaban pabellones en los que predominaba el color blanco, lo que producía problemas de identificación y confusiones en el mar entre los buques de guerra. Para evitarlo, Carlos III encargó a su ministro de Marina, Antonio Valdés y Bazán, un proyecto para la sustitución del pabellón naval.

Entre los doce bocetos presentados a concurso, el Rey eligió dos, a los que varió las dimensiones de las franjas, declarando reglamentario el primero para la Marina de Guerra y el segundo para la Mercante, mediante Real Decreto de 28 de mayo de 1785.

Banderas seleccionadas

En el reinado de Carlos IV (1788-1808), las Ordenanzas Generales de la Armada Naval de 8 de marzo de 1793 hacen extensivo el uso de la bandera rojigualda a las plazas marítimas, castillos y defensas de las costas y la definen como Bandera Real.

Durante la Guerra de la Independencia (1808-1814) se produjo un fenómeno de proliferación de banderas no reglamentarias. Algunos marineros pasaron a prestar servicio en campañas de tierra y, por primera vez, se ven enseñas bicolores por el interior de España.

Bajo el reinado de Isabel II (1833-1868) se amplió el uso de la bandera bicolor al Ejército de Tierra, procediéndose así a unificar la bandera española. El Real Decreto de 13 de octubre de 1843 establece la sustitución de banderas, estandartes y escarpelas, enseñas del Ejército, por otras nuevas rojigualdas.

Con posterioridad, la Instrucción sobre insignias, banderas, honores y saludos de la Armada, de  13 de marzo de 1867 vuelve a describir la bandera de buques, arsenales y plazas marítimas de forma explícita.

Amadeo I de Saboya (1871-1873) respetó la heráldica de la Bandera. Durante la Primera República (1873-1874) se proyectó introducir una franja morada, en lugar de la roja inferior, pero al final no se modificó.

Durante el Reinado de Alfonso XII (1874-1885), se promulga una Instrucción, con fecha de 10 de diciembre de 1878, sobre insignias, banderas, honores y saludos marítimos, en cuyo artículo primero se define la Bandera nacional en los mismos términos que en la citada Instrucción de 1867.

En la Segunda República (1931-1939), durante el Gobierno Provisional, el 27 de abril de 1931 se promulgó un decreto que determinaba la adopción de la bandera nacional tricolor formada por “tres bandas horizontales de igual ancho, siendo la roja la superior; amarilla la central y morada oscura la inferior”.

Poco después del inicio de la Guerra Civil (1936-1939), se restableció la bandera rojigualda entre las tropas sublevadas. Al estallar el Alzamiento (18 de julio de 1936), entre dichas tropas proliferaban diferentes banderas. Para evitarlo, el presidente de la Junta de Defensa Nacional, general Cabanellas, firma un Decreto, el 29 de agosto de 1936, por el que se recupera la bandera tradicional. En su artículo único dice: “Se restablece la bandera bicolor, roja y gualda, como bandera de España”.

Unos años más tarde, durante la dictadura del general Francisco Franco (1939-1975), el Decreto de 11 de octubre de 1945 aprueba el Nuevo Reglamento de Insignias, Banderas y Distintivos que regula su uso y forma, y detalla las características de la Bandera Nacional en sus tres modalidades, de unidades de las Fuerzas Armadas, buques de guerra y edificios.

Tras la muerte de Franco, en 1975, y con la restauración de la Casa de Borbón en la persona de Juan Carlos I, este Reglamento fue sustituido por el Real Decreto 1511/1977, de 21 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de Banderas y Estandartes, Guiones, Insignias y Distintivos.

La normativa vigente en la actualidad parte de la Constitución Española de 1978, que describe la Bandera en su artículo 4.1.

Bibliografía

“SÍMBOLOS DE ESPAÑA”. Centro de Estudios Políticos y Constitucionales

Permite consultar el texto de cada artículo con una sinopsis sobre su desarrollo y aplicación.

Buscar artículo nº:

La Constitució Espanyola de 1978

Ha estat qualificada com la Constitució del consens. Es va redactar a partir de les negociacions i els acords duts a terme entre els diversos partits polítics amb representació parlamentària. La Constitució de 1978, aprovada pels espanyols en referèndum el 6 de desembre, va entrar en vigor el 29 de desembre del mateix any.

Amb un preàmbul, 169 articles dividits en 11 títols, un dels quals preliminar, i diverses disposicions addicionals i transitòries, la Constitució actual és la més extensa de la història espanyola després de la de 1812.

L’article I proclama que Espanya es constitueix en un estat social i democràtic de dret, que propugna com a valors superiors del seu ordenament jurídic la llibertat, la justícia, la igualtat i el pluralisme polític. A més, estableix que la sobirania nacional resideix en el poble espanyol, del qual emanen els poders de l’Estat, i que la forma política de l’Estat espanyol és la monarquia parlamentària.

La «Carta Magna» conté una relació extensa de drets fonamentals i llibertats públiques de tots els ciutadans i consagra l’estat de les autonomies.

Cal destacar també el principi de separació dels poders de l’Estat: legislatiu, executiu i judicial.

Artículos
Preámbulo
Título preliminar 1-9
Título I. De los derechos y deberes fundamentales 10-55
Capítulo primero. De los españoles y extranjeros 11-13
Capítulo segundo. Derechos y libertades 14
 – Sección 1ª. De los derechos fundamentales y de las libertades públicas 15-29
 – Sección 2ª. De los derechos y deberes de los ciudadanos 30-38
Capítulo tercero. De los principios rectores de la política social y económica 39-52
Capítulo cuarto. De las garantías de las libertades y derechos fundamentales 53-54
Capítulo quinto. De la suspensión de los derechos y libertades 55
Título II. De la Corona 56-65
Título III. De las Cortes Generales 66-96
Capítulo primero. De las Cámaras 66-80
Capítulo segundo. De la elaboración de las leyes 81-92
Capítulo tercero. De los Tratados Internacionales 93-96
Título IV. Del Gobierno y de la Administración 97-107
Título V. De las relaciones entre el Gobierno y las Cortes Generales 108-116
Título VI. Del Poder Judicial 117-127
Título VII. Economía y Hacienda 128-136
Título VIII. De la Organización Territorial del Estado 137-158
Capítulo primero. Principios generales 137-139
Capítulo segundo. De la Administración Local 140-142
Capítulo tercero. De las Comunidades Autónomas 143-158
Título IX. Del Tribunal Constitucional 159-165
Título X. De la reforma constitucional 166-169
Disposiciones adicionales (1ª a 4ª)
Disposiciones transitorias (1ª a 9ª)
Disposiciones derogatoria (única)
Disposición final (única)

Ministerio del Interior

Barcelona, 03/12/2015

El ministro del Interior ha presidido hoy en Barcelona el acto de  conmemoración del 37º aniversario de la Constitución Española

Fernández Díaz ha afirmado que “tenemos una Constitución ejemplar que nos ofrece un instrumento incomparable para hacer frente a los retos del presente y del futuro”

“Desmembrar Cataluña no implica reducir España. Significa acabar con España, porque Cataluña es una parte imprescindible y constituyente de España”, ha afirmado

Fernández Díaz ha subrayado que “estamos decididos a utilizar solo el Estado de Derecho, pero todo el Estado de Derecho; sólo la Ley, pero toda la Ley; sólo la democracia, pero toda la fuerza de la democracia”

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha presidido hoy en Barcelona el acto de conmemoración del 37º aniversario de la Constitución Española. Durante este acto, que se ha celebrado en el Arxiu de la Corona d’Aragó, Fernández Díaz ha estado acompañado por la delegada del Gobierno en Cataluña, Llanos de Luna, entre otras autoridades.

El ministro del Interior ha abierto su intervención señalando que “la Constitución, fundamento de nuestra vida en común, marco de nuestras libertades y garantía de nuestra igualdad, fue el gran espacio de encuentro entre españoles, el ámbito de entendimiento que puso de acuerdo a personas de tendencias e ideologías muy diversas para construir un futuro mejor”.

Tras subrayar que “la Constitución ha sido el armazón de nuestra convivencia”, Fernández Díaz ha afirmado que “nos ha permitido vivir los mejores años de nuestra historia contemporánea, en un clima de respeto cívico, avance institucional y progreso material. Por eso quiero rendir homenaje a los ponentes del texto constitucional, en especial hoy a dos ilustres catalanes: Jordi Solé Tura y Miquel Roca, demostrando que siempre a lo largo de la historia de España, también en ese momento, los catalanes hemos jugado un papel protagonista”.

El ministro del Interior ha expresado su convencimiento de que la Constitución, “votada por la inmensa mayoría de catalanes y españoles, es la mejor arquitectura para hacer frente a los retos del futuro. Es un instrumento de oro, que únicamente se puede despreciar desde el desconocimiento. Desgraciadamente, la apelación vacía y reiterada a la reforma constitucional se ha convertido en un fetiche y en una salida tópica cuando uno no sabe exactamente qué decir. Tenemos una Constitución ejemplar –ha añadido- que nos ofrece un instrumento incomparable para hacer frente a los retos del presente y del futuro”.

El ministro del Interior, que ha destacado en su discurso que “la Constitución no es el problema, sino que en la Constitución está la solución”, ha afirmado que “desmembrar Cataluña no implica reducir España. Significa acabar con España, porque Cataluña es una parte imprescindible y constituyente de España. Me duele especialmente que en nuestra tierra algunos se sientan por encima de la ley democrática. Despreciar el estado de derecho y constitucional – ha añadido- es volver a la selva y alejarse de las democracias europeas, porque toda autoridad queda inmediatamente liquidada. Estamos decididos a utilizar solo el Estado de Derecho, pero todo el Estado de Derecho; sólo la Ley, pero toda la Ley; sólo la democracia, pero toda la fuerza de la democracia.”

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s